Educación prohibida, educación prohibitiva, futuro prohibido

Educación prohibida, educación prohibitiva, futuro prohibido

Tres hechos, un puñao de datos y un montón de gracias a la educación.

  1. Este curso escolar se ha puesto en marcha el elitista proyecto educativo Avenues de Chris Whittle en New York, con prevision de expandirse a Pekín (2014), São Paulo (2015) y Londres (2016) y hasta unas 20 ciudades susceptibles de albergarlo. (“Education: Move Over, Dalton“,  The Economist 2012-09-01)
  2. Este pasado otoño también un curioso discurso político ha puesto un tachón a un sistema educativo canonizado por san Informe PISA: el primer ministro de Singapur en un discurso dirigido a las “madres tigre” ha pedido que dejen de “crear” herramientas de trabajo eficientes. Menos extraescolares y más tiempo para jugar. Y tiene un motivo muy humanitario: en la economía que se avecina no puedes estar a la cabeza si no tienes población creativa y capaz de cambiar. Y para “producir” adultos creativos y capaces, deben jugar y disfrutar de niños (“Tiger mothers in Singapur. Loosing her Stripes?” The Economist 2012-09-22). Pues bueno: todavía hay que alaba ese modelo de esforzado sacrificio y sobrecarga de trabajo.
  3. Este otoño Sal Khan ha sido portada de Forbes (Forbes, 2012-11-03). Ahí es na. Un tío que promueve la educación sin barreras económicas y presenta el concepto de las microcertificaciones.
  4. “La educación es una industria más grande que los productos interiores brutos combinados de Italia, Reino Unido y Francia. 7 veces más grande que la industria de la telefonía. 570 veces maś grande que la industria de la publicidad online”. El montón de cifras viene de la mano de Knewton. La cosa coge velocidad ahora que empiezan a aprobarse leyes a nivel estatal permitiendo que empresas privadas realicen servicios de educación online. Las empresas que apoyan ALEC pagan unas cuantas cenas para que todo esto funcione. Me voy a quedar con una:

 

La educación es para muchos un puesto de trabajo seguro. Para otros un negocio. Para los alumnos una promesa de futuro como persona, en una sociedad civilizada.

  • Gracias Salva, mi profe de sociales en la escuela (EGB entonces) por pedir trabajos sobre las matanzas en los campos de refugiados de Chabra y Chatila, las elecciones generales del 82, ponernos la Cantata de Santa María de Iquique y tantas otras cosas que aprendí sin querer aprender.
  • Gracias a ese alumno que votó en contra. Durante el segundo año de carrera, se proponía un cambio en los planes de estudios, que conseguirían convertir las ingenierías en carreras universitarias mucho más prácticas y cercanas al mundo y las necesidades prácticas de la empresa. Para qué tanta matemática, tanta física teórica, tanta química, tanto elucubrar? No sería mucho mejor aprender mecanismos? 200 votos a favor del cambio y uno en contra. Como pudimos ser tan memos.
  • Gracias a Roger Shattuck y a su nefasto “Conocimiento Prohibido”, que te obliga a posicionarte en la aceptación pasiva del status quo o la protesta contínua y la esperanza.
  • Gracias a Christian Laval por su “La escuela no es una empresa” cuando todavía era de tontos criticar las enormes ventajas del capitalismo salvaje.
  • Gracias a la gente de educacionprohibida.com

The State of Digital Education